En este recorrido también son paradas obligatorias los propios pueblos de Pujerra, Parauta e Igualeja. En este último se encuentra el enclave conocido como Nacimiento del Genal, donde se puede ver en esta época del año como brotan con fuerzas las aguas del arroyo que posteriormente alimentan al principal río de la comarca.

Además, también se puede disfrutar de estampas otoñales en otras zonas del entorno, como son los pueblos de Jubrique, Genalguacil, Faraján, Júzcar, Cartajima, Alpandeire, Benalauría y Benadalid, que forman parte del Valle del Genal. A ellos hay que unir la localidad de Yunquera, situada en la comarca de la Sierra de las Nieves. Aunque son más conocidos sus pinsapares, también se pueden encontrar pequeños bosques de castaños en su territorio.

Más reducida es la presencia de castañares en otros enclaves. Sin embargo, sobresale uno muy especialmente, el que está situado en el lugar conocido como el Hoyo del Bote, en el término municipal de Istán. Allí aguarda el ejemplar más vetusto de la provincia, el Castaño Santo.